Casarse en Otoño en La Casona de Las Fraguas

21

oct

Casarse en otoño. Una idea de lo más acertada

Casarse en otoño es una tendencia cada día más en alza entre las parejas de novios que escogen la fecha para su boda.

Obviamente, los meses de verano siguen ocupando el top entre los más solicitados para celebrar enlaces matrimoniales. Pero, poco a poco, otras fechas del año van abriendo paso en el calendario nupcial. Y van ganando, cada día, más adeptos.

Y, entre todas las épocas del año, el otoño es una de las más apetecibles.

Desde luego, razones no faltan. Y, aunque, a priori, lo normal es que resulte más «apetecible» para unos novios celebrar su boda en verano, estamos seguros de que igual más de una pareja cambia de opinión tras leer esta publicación.

¿Quieres comprobarlo? Te contamos algunas de las razones por las que, si todavía no has elegido tu fecha de boda, no deberías descartar la idea de casarte en otoño.

 

La temperatura es más agradable

Los meses de otoño son un verdadero lujo a nivel de temperatura y clima. Los días ya no son calurosos y las tardes todavía no tienen el frío invernal. Lo que los convierte en una opción más que interesante. Es cierto que la posibilidad de lluvia puede ser algo mayor que en los meses estivales. Aún así, compensa asumir ese pequeño riesgo. Piensa que si has confiado la celebración de tu boda a un buen equipo profesional, siempre contarán con un plan B en caso de un imprevisto climatológico. Por lo que esta preocupación, quedaría resuelta.

Además, los invitados masculinos agradecerán que elijas una fecha no tan calurosa como el verano. Ten en cuenta que la etiqueta, para ellos en este tipo de eventos, exige traje de chaqueta y corbata. Por lo que, no dudes, que te lo agradecerán.

 

Flores, plantas y luz serán un regalo para tu boda

El otoño nos regala unos juegos de luz únicos en el año. Quiénes se han casado en La Casona de Las Fraguas en esta época del año conoce  la belleza de los paisajes que disfrutan. Y, tras la boda, les acompañan en forma de reportaje fotográfico.

Si te animas por una boda con fuerte presencia de la naturaleza, podrás darle protagonismo a las flores y plantas silvestres características de esta estación. Colores ocres, naranjas, tostados y verdes. Te aseguramos que no te arrepentirás.

 

Podrás elegir fecha sin prisas

Quiénes desean casarse en los meses de julio y agosto, se ven obligados a reservar su fecha de boda con mucha más antelación que los que optan por otros meses del año. Y, la cosa se complica cuando se necesita «sí o sí» una fecha concreta del verano. Al escoger uno de los meses de otoño, es más fácil encontrar fechas disponibles. Esto es especialmente interesante para novios que no desean dedicar meses a los preparativos. Y prefieren una boda organizada en menos tiempo. Si ese es tu caso, consulta con nuestra wedding planner para conocer disponibilidad. Y…¡no lo dudes!

 

Aprovecharás el verano para cerrar «temas pendientes»

Todos sabemos que la organización de una boda requiere tiempo y dedicación. Por más sencilla que sea. Y por más ayuda que recibas de tu wedding planner, siempre hay detalles y decisiones que deben ser resueltas directamente por los novios. Si te casas en otoño, dispondrás de los días de tus vacaciones de verano no solo para descansar sino para también agilizar esos asuntos que ibas postergando y para los que ahora tienes más tiempo. Verás como agradecerás tener esos días libres para cerrar temas y dejarlo todo a punto para el gran día.

 

Tus invitados tendrán la agenda disponible

Contar con la asistencia de las personas que quieres será fundamental en tu boda. Si decides casarte en otoño, tus invitados ya habrán vuelto de sus vacaciones y podrán asistir a la celebración. Recuerda que en verano, es fácil que tu fecha coincida con la de otra boda. Y, por tanto, algún invitado no pueda asistir.

 

Por LaCasona|Bodas en Cantabria|0 comment

Deja un Comentario